sábado, 11 de noviembre de 2017

Novedades Del Nuevo Número De La Revista

Hace un par de meses os adelantamos que estábamos trabajando en un nuevo número especial de la revista Yo Tenía Un Juego. Somos conscientes de que ha pasado cierto tiempo desde el último ejemplar que publicamos, pero este respiro ha sido necesario por varios motivos, principalmente por nuestra decisión de darle al proyecto un nuevo rumbo que implique como principal novedad la posibilidad de imprimir copias físicas de la revista. ¡Objetivo conseguido! A partir de ahora cada nuevo número publicado contará con una edición en papel para todo el que lo solicite. Tranquilo, avisaremos convenientemente de los plazos en los que podrás encargar tu revista.

¡Pero vamos con el número especial que nos ocupa! En estos momentos se encuentra completamente maquetado y en fase de correcciones, de manera que esperamos su salida en un breve plazo de tiempo. Este número especial tendrá como tema los videojuegos aparecidos en el año 1990. Recordad que no debéis tomarlo como un top de juegos, sino que reflejamos aquellos juegos publicados en 1990 de los que los redactores de la revista guardamos algún recuerdo personal. Esta será la portada, para ir abriendo boca:

Haz click para ampliar

El ejemplar físico contará con 68 páginas, prólogo de Andrés Samudio, y estará impreso en couché brillo de 150gr., con la portada en papel mate de 200gr. Su tamaño será 17x24cm cerrada (34x24 cm abierta). Será tuya por 9,95€ con envío ordinario incluido, y 11,95€ en el caso de que prefieras envío certificado. Estos precios son para envíos a cualquier punto de España. En el caso de que vivas en otro país y quieras un ejemplar físico lo mejor será que te pongas en contacto con nosotros en nuestra dirección de e-mail.

Por último, como somos así de majos también os dejamos a continuación un par de páginas del nuevo número a modo de aperitivo. ¡Ya queda poco!


Haz click para ampliar

miércoles, 1 de noviembre de 2017

[Review] Toad Time Machine - KB Classic


Desde Toad nos ha llegado hace unos días el nuevo modelo de su famosa retroconsola Time Machine, esta vez diseñada a modo de teclado de ordenador, y hoy, tras unos cuantos días de pruebas, tenemos el placer de presentar la retrocomputadora KB Classic.

El ordenador está fabricado en madera de okume lacada (4mm de espesor), cortada y ensamblada por ellos mismos; además, los logotipos, dibujos y detalles que veréis en el armazón están pirograbados con láser. El equipo funciona gracias a una Raspberry PI-3B a la que podéis acceder si (cuidadosamente y sabiendo lo que hacéis) levantáis la carcasa superior que va fijada con imanes.

Lo cierto es que este KB Classic llama la atención: visualmente es una delicia, pesa poquísimo, sus imágenes pirograbadas le dan un toque artesano y han tenido muy en cuenta los detalles: el teclado no está en posición plana sino que lleva una buena inclinación para que sea más cómodo usarlo, se han hecho agujeros para que se iluminen los leds de bloqueo (num/caps/scroll) e incluso tiene pegados por debajo 4 antideslizantes transparentes para que no se mueva si lo usas en una superficie plana. Las medidas de la KB Classic son 6x32x25cm. (alto/ancho/fondo)


Si te haces con un ordenador como este, en la caja también encontrarás un transformador de corriente Micro-USB de 2'5A, un completo manual de usuario con 16 páginas, el manual de la Raspberry, una tarjeta de memoria Micro SD (clase 10) de 32 GB con adaptador a SD y un gamepad de estilo SNES de regalo.

Características de la Raspberry PI-3B

Procesador 1'2Ghz Broadcom de 4 núcleos de 64 bits
• Coprocesador multimedia de doble núcleo Videocore IV
• 1 Gb RAM LPDDR2
• Salida vídeo HDMI 1080p (Cable no incluido)
• Salida vídeo compuesto (PAL / NTSC)
• Salida audio estéreo
• Conector Ethernet RJ45 10/100
• Wi-Fi 802.11 b/g/n
• Bluetooth 4.1
• 4xUSB 2.0 (1 en uso por el teclado)


Para poner en marcha el ordenador sólo hay que insertar la tarjeta Micro-SD en su ranura correspondiente, enchufar un cable HDMI al televisor, el transformador a la corriente y... ¡ya está! Si algo nos gusta de este nuevo modelo de Time Machine es precisamente que gracias a su teclado Genius de 88 teclas, es posible disfrutar de juegos de ordenadores clásicos como nunca, y lo mejor es que como el equipo es muy ligero te lo podrás llevar fácilmente a cualquier sitio. Ya sabes... ¡si te invita un amigo a su casa a jugar, siempre te podrás llevar esta pieza de retroartesanía y echaros unas partidas! No obstante, La KB Classic incluye cerca de 50 emuladores preconfigurados: M.A.M.E., Amiga, Amstrad CPC, Apple II, Atari 800/2600/ST, C64, Dragon 32, Game & Watch, GBA, MSX, Neo-Geo, NES, N64, PSX, Game Gear, Megadrive, SNES, Turbografx ¡e incluso Vectrex!

El sistema con el cual se maneja la KB Classic es un software libre que lleva por nombre EmulationStation y sinceramente, aplaudimos el trabajo de estos chicos porque está tan optimizado que la interfaz funciona de una forma más que fluida en este equipo; es más, durante las primeras pruebas que hicimos con juegos como Donkey Kong Country (SNES), Sonic (Megadrive) y Chronos (ZX Spectrum) podemos asegurar que sorprende la suavidad con la que se ejecutan los scrolls y movimientos de los personajes así como la nitidez del conjunto.


En un primer vistazo a la interface del sistema uno se da cuenta de que todo es configurable. Por ejemplo, al conectar por USB o por Bluetooth dispositivos de control como teclados externos, gamepads, joysticks o ratones, se ejecuta una rutina del EmulationStation que los detecta y permite redefinir las teclas al gusto; se pueden eliminar todas las roms del dispositivo de un plumazo, acceder a la línea de comandos, resetear o apagar el sistemaactivar o desactivar las marquesinas decorativas en los juegos, editar la información (metadatos) de los títulos que tengas instalados, ordenar los listados de juegos alfabéticamente o por patrones como "por nombre", "última vez jugado", "rating" o "más veces jugado" entre muchas otras opciones que preferimos que descubras por ti mismo si te haces con uno de estos equipos. ¡Oye, no te lo vamos a contar todo!, y es que este ordenador guarda un sinfín de sorpresas.

La KB Classic puede ser conectada a internet a través de un cable de ethernet o vía Wi-Fi, algo fundamental para instalar roms de forma manual así como para toquetear configuraciones avanzadas, como por ejemplo, desactivar permanentemente un filtro (shader) para que se vea el píxel bien gordo. Por otro lado, cabe destacar que los emuladores se basan en el frontend RetroArch, algo muy positivo porque su ejecución es rapidísima y el menú de configuración es prácticamente igual para todos los emuladores: podrás, entre otras cosas, escalar la imagen, aplicar modos de pantalla "auto", 4:3, 16:9, 16:10, aplicar configuraciones a un juego o a todos a la vez, guardar y cargar partidas...


Una vez conectes la máquina a una red Wi-Fi, en cualquier ordenador de tu casa encontrarás en el apartado RED un acceso directo denominado TIMEMACHINE (ver foto adjunta). Al entrar verás una carpeta con las BIOS de todos los emuladores instalados, otra con sus ficheros de configuración y otra en la que se ubican las ROMS.

Para añadir juegos a la KB Classic te recomendamos que antes le eches un vistazo al manual que se incluye con el ordenador, ya que de esta forma sabrás los formatos admitidos para cada emulador, así como los comandos de acceso rápido para, por ejemplo, abrir el panel de opciones de RetroArch o forzar el cierre de un juego. Por otro lado, instalar roms es muy sencillo; es más, nos lo han puesto tan fácil que a falta de uno, ¡existen dos métodos para trasladar la diversión al equipo!: el primero es usando una aplicación incluida llamada TOSEC que permite descargar e instalar automáticamente las roms para cada sistema y la otra es copiar y pegar manualmente tus juegos a la carpeta correspondiente a través del explorador de archivos de tu sistema operativo.

Y si lo tuyo es el homebrew, este equipo viene de serie con muchísimos juegos completos cedidos por varios estudios como los españoles Retroworks, Mojon Twins y 4Mhz, entre otros. ¡Por cierto!, si eres desarrollador y quieres que tu material aparezca en futuras actualizaciones de estas máquinas emuladoras, ponte en contacto con los amigos de Toad enviándoles un e-mail a info@toad.es


Desde este ordenador todoterreno del retro también podrás acceder a internet, consultar tu correo, las redes sociales e incluso ver vídeos de YouTube. Su precio es de sólo 199€ y puedes hacerte con él desde la tienda de Toad o siguiendo este enlace. Y si todavía quieres más, por 50€ adicionales puedes hacerte con una edición exclusiva limitada a 50 unidades de su ordenador Time Machine KB, fabricado en fibra de madera (4mm de espesor) con un diseño exclusivo, tarjeta de memoria Micro SD (clase 10) de 64 GB y pantalla LCD.

Si estás pensando en hacerte un regalito estas navidades por lo bien que te has portado, el KB Classic y el Time Machine KB son sin duda dos estupendas opciones; además, ambos ordenadores incluyen un gamepad de regalo con un diseño de estilo SNES. El mando es muy práctico, ligero como el original, se conecta mediante USB y el tacto, tanto de sus botones como la cruceta, son muy buenos (ni demasiado blandos ni demasiado duros). Sin duda, la KB Classic es de lo mejorcito que hemos podido probar en estos últimos años y lo mejor de todo es que sólo te hemos contado el principio... ¡ya verás cuando empieces a usarlo!