lunes, 20 de enero de 2020

MetalManía: Tutorial y Opinión




En esta ocasión nos ceñimos el cuero y las tachuelas para hablar de MetalManía, un juego de mesa que vio la luz fruto de una exitosa campaña de financiación en Verkami. Si en tu infancia soñaste con tener un grupo de música, pero nunca conseguiste que Yngwie Malmsteen te eligiese como cantante, además de ahorrarte aguantar el ego del enorme guitarrista, ¡este es tu juego! Ahora por fin puedes formar tu banda con componentes de numerosos grupos de Hard Rock, Heavy Metal o Metal Extremo que te serán de sobra conocidos.

Ficha de MetalManía:
Diseñador: Fernando Lafuente, Jorge Robles y Kachi Edroso.
Ilustraciones: Alba Aragón.
Distribuidora: GDM Games.
Jugadores: 2 – 5 jugadores.
Edad: +10
Idioma: Español, Inglés, Italiano, Alemán y Francés.
Duración: 40 – 60 minutos.

¿DE QUÉ VA?


MetalManía es un juego competitivo de 2 a 5 jugadores donde tendrás que pelear junto a tu grupo para alcanzar la fama sin perderte por el camino, lo cual no es nada fácil. Para ello, partes con una banda base de un cantante, un guitarrista, un bajista y un batería. Mediante la suerte en las tiradas de dados y tus decisiones sobre tu ficha de bandas, podrás ir aumentando tu popularidad grabando discos, haciendo entrevistas o marcándote conciertos para el recuerdo. Por otro lado tus músicos, como estrellas del rock que son, necesitan diversión y dinero, y tendrás que proporcionarles ambs cosas en su justa medida, pues sino podrían echarse a perder.

¿CÓMO SE JUEGA?

Cada jugador empieza la partida con una Ficha de Banda, en la cual se le especifica su grupo inicial compuesto por cuatro miembros, tres fichas de marcador para cada una de sus pistas y 13$. Cada uno tendrá asignada una ficha de un color y se partirá desde la casilla de Fama número 0 del tablero. También pondremos boca arriba los primeros nueve músicos del mazo sobrante para futuras audiciones así como las cartas de discográfica, para que se nos pongan los dientes largos en las tiradas iniciales y poder idear nuestra estrategia para la partida pensando por cuál de ellas nos gustaría fichar. 



Es hora de comenzar a jugar pero, ¿quién empieza? El libro de instrucciones indica específicamente que el jugador inicial será aquel que tenga la jarra de cerveza más vacía, ¡así que id adelantando a vuestros rivales con este sencillo truco mientras preparáis la partida! 

Cada turno consta de cinco fases en las que debemos, en primer lugar poner las fichas de marcador de nuestras pistas en modo activo (cuando las hayamos usado en el turno anterior), en segundo lugar tirar los dados e implorar a la diosa fortuna que sea benevolente con tus chicos, ya que hay eventos que son beneficiosos o perjudiciales. Siempre tienes la opción de burlar a la suerte por el módico precio de 2$ y cambiar tu resultado con un +1 ó un -1 en tu tirada.


En tercer lugar, llega el momento de elegir qué hacer con nuestra banda ¿Haremos una entrevista? ¿Grabaremos el mejor disco de la historia? ¿Tocaremos en el Wacken? Todo dependerá de las habilidades que están marcadas en las fichas de cada uno de tus músicos y el resultado futuro que quieras conseguir, ya que cada una de estas acciones te proporciona beneficios como poder tirar X dados de nuevo si la suerte te ha fallado, sumar o restar X cantidad del resultado de tu dado para conseguir el máximo de éxitos y poder traducirlo en fama, etc. Para esta tirada es muy importante tener presente cada resultado y asignar cada dado al músico que más se adecúe por sus características de Publicidad, Grabación o Actuación indicadas en su carta con los colores correspondientes a cada una de tus pistas de tu Ficha de Banda, así como contar con la actitud de tus músicos, puesto que si en la fase eventos se han ido de birras y a alguno se le ha ido la mano, es posible que se encuentre en estado Conflictivo o Inactivo, lo cual dificultará o imposibilitará esta fase. En ese caso tendrás que pasar directamente a la cuarta fase y elegir una de las tres Acciones de Mantenimiento.




Entre estas acciones podemos hacer audiciones a nuevos músicos, bien para completar nuestro grupo, para que los músicos se adecúen a las exigencias de la discográfica que nos ha contratado o bien para despedir a los artistas conflictivos o inactivos, no sin antes pagar los honorarios del recién llegado, dato que también nos aparece en su carta, y ganar los puntos de fama que indica la carta del antiguo miembro del grupo, a quien descartaremos.



Puesto que los músicos esperan cobrar por trabajar, al final de cada turno perderemos un dólar por cada miembro, así que tenemos la opción de pedir Fondos, cuya cantidad será determinada por el resultado de la tirada de un dado y le añadiremos el valor de 6 dólares. 


Como tercera opción, podemos llevarnos al grupo de birras para intentar reconducir a los corderos descarriados. Eso sí, debemos tener en cuenta que hay que tirar una vez por cada miembro del grupo según su valor de Marcha indicado en su carta. Puede que el músico simplemente tenga una noche divertida si no sacamos ningún seis, que nuestros artistas activos pasen a conflictivos y los conflictivos a inactivos si sacamos algún seis o bien que sea una noche tan épica que todo nuestro grupo recupere la inspiración y se activo si obtenemos dos o tres seises en la tirada, con un plus de añadir 5 puntos de Fama en el primer caso y 10 en el segundo y, además, nuestros chicos estarán tan eufóricos que no nos pedirán que les paguemos.



Como último, en la quinta fase pagaremos los honorarios del grupo, ya que si no lo hacemos pasarán a ser conflictivos o inactivos.

Ganaremos el juego si llegamos a la cumbre de la fama antes que ninguno de nuestros rivales, en la casilla 66(6). Durante el camino, podremos firmar un contrato con una discográfica, teniendo en cuenta la especialización de cada uno de nuestros músicos (Hard Rock, Heavy Metal o Metal Extremo) o desplegar una estrategia mediante audiciones para que nuestro grupo se adecúe al estilo de música de la discográfica que mayores beneficios nos aporte.


Aunque parezca muy enrevesado, es de esos juegos que cuesta más explicarlo que jugarlo; la mejor forma de aprender es jugándolo. En cuando llevas un par de turnos la mecánica se vuelve sencilla, incluso el baile de asignación de puntos y de elección de estrategias resulta mucho más fluido y el juego coge un ritmo increíble.

¿QUÉ NOS HA PARECIDO?

Cuando vimos MetalManía en Verkami nos interesó la temática, y la decisión de compra fue apoyada por las maravillosas ilustraciones de las cartas. Tras jugarlo, hemos quedado encantados por la mecánica del juego y el trabajo de diseño que hay detrás. No es un simple juego de tirar dados e ir avanzando por el tablero hasta llegar a la meta, sino que requiere cierta estrategia y picardía para ganar. Volviendo a las ilustraciones, nos encanta el meta juego que implica ir viendo cada carta para reírte con el parecido que ls caricaturas tienen con los músicos reales que representan, así como los ocurrentes pseudónimos que les han puesto. 

Aunque este juego salió por crowdfounding, todavía es posible conseguirlo en tiendas a un precio muy ajustado. 

En la parte de contras, podemos decir que aunque finalmente se incluyeron púas para que el jugador pudiera marcar sus puntos de fama con ellas, solo mandaron 4 por lo que el jugador morado tiene que quedarse únicamente con la ficha. Por otro lado, hay una errata en uno de los nombres. Uno  de los grupos iniciales de la Ficha de Banda marca a “Steve D.George” como miembro, mientras que en la carta está escrito como “Steve Diyork” (información confirmada por la editorial).


El juego es altamente recomendable y muy divertido en partidas de tres o más jugadores. También funciona a dobles, pero es más entretenido cuantos más contrincantes tengas para fastidiarles y, como en la vida misma, cuantas más personas para irse de birras, ¡mucho mejor!

domingo, 19 de enero de 2020

Podcast: Misterios de Spectrum - St. Bride's

En nuestro nuevo podcast se dan cita unas extrañas mujeres, el IRA, una comunidad de gritones, una misteriosa casa, la cámara irlandesa, modales de los años 20 y... ¡ah, sí! Y St. Bride's, una desarrolladora de software para Spectrum y Commodore 64.

Seguro que sabes que a mediados de los años 80 St. Bride's se encargó de varias aventuras conversacionales. ¿Pero sabías que quizá fuese la empresa más peculiar que ha trabajado para nuestros queridos microordenadores?

¿Cuál fue el detonante que les impulsó a entrar en la industria del videojuego? ¿Qué destino les aguardó posteriormente? Si decides acompañarnos en este misterioso viaje vas a descubrir la casa de software más extraña que ha existido. ¡Desde luego nosotros hemos alucinado a medida que investigábamos para el podcast!

Nos gustaría dedicar el programa a Andrés Samudio, sin cuya contribución a la difusión de las aventuras conversacionales en general, y a su serie de artículos en Microhobby, este episodio nunca se hubiera hecho. 

Para acceder al podcast, pincha en la imágen:

https://www.ivoox.com/46682258

domingo, 1 de diciembre de 2019

Game On, Exposición De Videojuegos


Unos cuantos componentes de Yo Tenía Un Juego hemos tenido la oportunidad de asistir como representantes de nuestra revista a la mayor exposición internacional sobre la historia y la cultura del videojuego, junto a un nutrido grupo de especialistas y reporteros de otros tantos medios nacionales e internacionales como Hobby Consolas o Micromanía. Su nombre es GAME ON y ya se puede visitar gracias a la Fundación Canal de Isabel II. Al final del artículo os dejamos la información precisa de su ubicación, así como un buen puñado de fotografías.

Podríamos resumir esta exposición como una mirada global al mundo del videojuego a través de más de seis décadas de historia, con más de 400 piezas originales y alrededor de 150 títulos totalmente jugables, desde Spacewar! (considerado por muchos el primer videojuego comercial real de la historia), pasando por videoconsolas y ordenadores de diferentes épocas hasta la actualidad.


La exposición también hace un examen exhaustivo de las personas y las tecnologías que revolucionaron el mundo del videojuego, explorando desde el proceso de diseño hasta la comercialización de alguno de los más importantes títulos de los últimos tiempos. También pone el acento en el fenómeno social y cultural que supone el videojuego y su potencia creativa multidisciplinar.

Para poder entender todo esto de una forma amena y didáctica la exposición se ha dividido en 15 secciones temáticas. Comienza con el área dedicada a los Primeros Videojuegos y Arcades. En esta sección podremos ver el arriba mencionado SpaceWar!, junto a otros como Computer Space y Pong. También se complementa con objetos muy raros y los primeros materiales publicitarios dedicados a los videojuegos.




La sección Top Ten muestra lo más destacado de la historia de las consolas desde 1972 hasta nuestros días, con máquinas de Atari, Sega, Nintendo, Sony, Microsoft y otras menos conocidas pero no por ello menos importantes.


Continua con el apartado de Géneros, donde se pueden probar más de 30 juegos de diferentes temáticas, desde rompecabezas, rol, aventuras, acción, carreras, plataformas, simulación etc., sin olvidar la sección de juegos infantiles.


Otro de los apartados que más nos ha llamado la atención es el de juegos independientes, que nos permitió disfrutar de varias joyas del llamado entorno indie, un género (por llamarlo de alguna manera aunque no sea el término más apropiado) que hace mucho tiempo que dejó de ser minoritario, que está aquí para quedarse y que nada tiene que envidiar a las grandes producciones en cuando al entretenimiento que proporciona. 

No podemos pasar por alto el espacio dedicado a los juegos portátiles y a su evolución, tanto en hardware como en software. Con una puesta en escena innovadora, el paseo por este "Hall of Fame" nos llevará con detalle desde el inicio de aquellas primera maquinitas de LCD o Leds, hasta las flamantes PS Vita y Nintendo DS, sin olvidar nuestra queridísima y muy viva Game Boy.

 
Y la cosa no acaba ahí. Después de pasear por el apartado de videojuegos y cine, hay una sección entera dedicada a personajes icónicos de los videojuegos (Mario, Sonic, Lara Croft, por decir algunos), otra sección dedicada a los juegos multijugador, a la inmersión virtual, y lo más sorprendente (por infrecuente), pero que personalmente nos ha parecido de justicia: la sección dedicada al sonido y la música de los videojuegos. Todos recordamos aquellos maravillosos juegos junto con sus eternas melodías resonando en nuestras cabezas, y es de recibo que sus compositores también sean reconocidos.

Nos parece que es una visita muy recomendable para disfrutar en familia o con los amigos y pasar un rato ameno rodeados de videojuegos, ojo, no solo para mirar sino también para jugarlos, y disfrutando a la vez de un recorrido didáctico realmente interesante y bien estructurado. Parece que la exposición está pensada para el disfrute de todos los públicos, jugadores, nostálgicos y curiosos de cualquier edad.

En lo personal, si tuviéramos que quedarnos con algo, disfrutamos mucho tanto de la maravillosa Vectrex y sus gráficos vectoriales, como de una máquina original de Tron, toda una maravilla. ¡Nos pasaríamos el día dándole caña!

SITUACIÓN Y MÁS INFORMACIÓN:
Exposición Game On, Paseo De La Castellana nº 241, Madrid.
https://www.expogameon.es/